Cada ciudadano destina alrededor de 1.000 euros al año a bares y restaurantes. Un dato revelador que, en el último año, se situó en 999,98 euros por persona, según el estudio ‘Comer y beber fuera de casa.