La decisión del Tribunal Supremo confirma la sentencia previa que reconoció a Jamal Satli Iglesias como propietario legítimo del 49% de las acciones del Málaga CF, desestimando todos los recursos de casación presentados por la familia Al-Thani.