El turismo se erige como uno de los principales motores económicos del país, impulsado por una ocupación hotelera que no solo ha recuperado las cifras prepandemia, sino que las está superando.