La localidad fronteriza de Irún, segunda ciudad más poblada de Guipúzcoa tras su capital, San Sebastián, se convierte en el nuevo emplazamiento de La Mafia se sienta a la mesa.