NH Hotel Group alcanzó en 2020 unos ingresos totales de 539,7 millones de euros frente a los 1.718,3 millones de euros obtenidos en 2019, lo que representa un descenso del 68,6% equivalente a 1.179 millones de euros. El plan de contingencia aplicado por la compañía desde el comienzo de la pandemia, centrado en preservar la caja y controlar los gastos, ha conseguido amortiguar en un 60% el efecto sobre resultados de ese drástico descenso de los ingresos.

El blindaje de caja permite cerrar el año con una liquidez disponible de 346 millones de euros

Para ello, los gastos operativos recurrentes pasaron de 1.069 millones de euros en 2019 a solo 549 millones de euros en 2020, con un ahorro del 48,6%. Gracias a ese esfuerzo, complementado por la agilidad y flexibilidad de las aperturas, la compañía ha podido mitigar en parte el impacto de la pandemia en sus cuentas, cerrando el 2020 con unas pérdidas netas recurrentes de 371 millones de euros.

Ramón Aragonés: “El objetivo prioritario es garantizar la sostenibilidad del Grupo, porque es el único resultado válido para nuestros profesionales, clientes, proveedores, acreedores y accionistas”

Tal y como indica Ramón Aragonés (consejero delegado de NH Hotel Group), “el esfuerzo en la gestión y en la contención de costes nos ha permitido resistir en el peor año de nuestra historia. Hemos tomado todas las medidas precisas para llegar hasta aquí, y vamos a seguir aplicando las que sean necesarias hasta superar la actual situación. Preservar la liquidez y controlar el gasto siguen siendo la base de nuestra estrategia. El objetivo prioritario es garantizar la sostenibilidad del Grupo y de sus marcas, porque es el único resultado válido para nuestros profesionales, clientes, proveedores, acreedores y accionistas”.

La compañía extremó la contención de costes en el año mediante la renegociación de contratos de alquiler (con un ahorro acumulado en alquileres fijos de 63,6 millones de euros en el ejercicio, lo que representa un 25% de reducción) y a través del apartado de personal (con una disminución anual del 46,7% como consecuencia de las medidas temporales de ajuste laboral y de reducción de jornada y salario.”). La estructura flexible es una de las ventajas competitivas del Grupo, lo que permitió una rápida reapertura de más de 300 hoteles desde junio para captar la demanda de los clientes nacionales, hasta alcanzar el 80% del portfolio abierto en el tercer trimestre.

La estructura flexible de costes permitió abrir hasta el 80% de los hoteles en el tercer trimestre

Debido al impacto de la segunda ola, con nuevos cierres perimetrales y restricciones a la movilidad tras el verano, muchos hoteles volvieron a cerrar, con lo que el porcentaje de hoteles abiertos se redujo al 60% a cierre de año. Por trimestres, los ingresos fueron de 279 millones de euros en el primero, 30 millones en el segundo, 148millones en el tercero y 82 millones de euros en el cuarto.

Ocupación de los hoteles abiertos en Europa

La ocupación de todo el portfolio, incluyendo los hoteles cerrados, se redujo a un 25% del total en 2020, mínimo histórico de la compañía desde el 71,6% obtenido en 2019. Tras el cierre del porfolio en el segundo trimestre, se registró una tasa de ocupación del 30,8% en el tercero y se redujo a un 16,9% en el cuarto.

La escasa ocupación hizo además que los ingresos por habitación disponible (habitualmente denominados RevPar) descendieran un 72,2%. Los menores costes fueron decisivos para que el margen de explotación antes de arrendamientos de NH reflejase pérdidas de solo 9,6 millones de euros en 2020.