Not So Dark, la startup de foodtech creada en 2020 por el emprendedor en serie Clément Benoit (fundador de Stuart) junto a Alexandre Hagbgai, y respaldada por el inversor Óscar Salazar (cofundador de Uber), ha inaugurado en Barcelona las instalaciones desde las que iniciarán sus operaciones en el mercado español.

El espacio, ubicado en el céntrico barrio de Gràcia, consta de un conjunto de cocinas cegadas al público, o “dark kitchens“, concebidas para preparar y distribuir sus platos exclusivamente a domicilio en toda la ciudad. Estas cocinas han sido diseñadas en pro de la eficiencia y están equipadas con la última tecnología del sector, donde la robótica y el aprendizaje automático (machine learning) juegan un papel fundamental. La inversión realizada por la startup francesa está valorada en más de un millón de euros, e incluye una importante partida destinada a la adecuación e insonorización del local según las medidas exigidas por las administraciones competentes a nivel local y estatal. Con el objetivo de gestionar la creciente demanda que está experimentando el mercado local, la compañía gala también prevé la contratación de hasta 40 nuevos empleados en plantilla en la capital catalana.

Clément Benolt: “Barcelona es uno de los hubs tecnológicos más importantes del continente y una ciudad pionera también en adoptar nuevos modelos de negocio”

“Estamos muy orgullosos de poder dar un paso más en la expansión de nuestro negocio y especialmente en España, un mercado clave dentro de nuestra estrategia de desarrollo europea para este 2021. Barcelona es uno de los hubs tecnológicos más importantes del continente y una ciudad pionera también en adoptar nuevos modelos de negocio. Gracias a nuestra experiencia anterior con Stuart, contamos con los conocimientos y la experiencia suficientes para iniciar nuestras operaciones a nivel local con garantías y poder aportar más dinamismo al sector”, declara Clément Benoit, co-fundador de Not So Dark.

España, mercado estratégico para la compañía

Con apenas un año de vida, Not So Dark cuenta con presencia en las ciudades francesas de París, Niza y Burdeos, donde actualmente lideran el mercado de ventas mediante sus siete marcas virtuales: Kitchen, Gaïa, JFK, Recoleta, Maison dumplings, 6AM y Torpedo. Esta última marca ha sido concebida junto con el chef catalán Rafael Peña, uno de los más reconocidos del panorama nacional, reflejando así la obsesión de la compañía por ofrecer un producto de la máxima calidad, adaptado a la demanda actual de los consumidores.

A las tres urbes francesas se les suma Barcelona y sus responsables trabajan para añadir nuevas ciudades españolas, como Madrid, en el corto plazo. La compañía prevé crear más de 250 puestos de trabajo en el mercado español durante 2021 para poder atender futuras aperturas. El objetivo de Not So Dark es liderar el sector europeo de las dark kitchens, para lo que planean abrir un total de 30 establecimientos en todo el continente antes de finalizar el año. Para acercarse a este objetivo y acelerar su desarrollo, la empresa anunció recientemente la consecución de una ronda de financiación de 20 millones de euros por parte de Kharsis Capital.

Un modelo de negocio en auge

El concepto dark kitchen es un modelo de negocio distinto al modelo de restauración tradicional y está creciendo de forma acelerada en Europa, mientras que, en otros mercados como el estadounidense, se encuentra en una fase mucho más madura y consolidada.

Las restricciones globales derivadas de la crisis de la Covid-19 han supuesto un gran impulso para las entregas a domicilio, hecho que ha contribuido al crecimiento rápido de Not So Dark, que ya alcanza una facturación mensual global de 1,5 millones de euros.

“La propuesta de Not So Dark está basada en atender una necesidad no cubierta en el mercado actual y no es otra que la conveniencia. Hoy en día, los consumidores quieren obtener un producto de máxima calidad de forma fácil y cómoda para poder consumirlo allá donde estén. Además, quieren tenerlo lo más rápido posible. El modelo de restauración tradicional ofrece una propuesta igualmente válida, con elementos como el local, el ambiente, la atmósfera del restaurante o la interacción durante el servicio, algo que la hace insustituible”, comenta Clément Benoit.

Por otro lado, la compañía propone el primer concepto de franquicia virtual llave en mano: innovador, escalable y mucho más asequible que el modelo de franquicia tradicional. Se trata de un modelo muy atractivo por el bajo riesgo asociado y el rápido retorno de la inversión que plantea.

Presente y futuro: la tecnología al servicio de las personas

Como empresa nacida como startup del ámbito foodtech, uno de los rasgos distintivos de Not So Dark es la importancia de la tecnología en sus procesos y la agilidad en la toma de decisiones. Mediante el aprendizaje automático y la implementación de equipamientos robóticos, su operativa está orientada a maximizar el rendimiento de las cocinas, en las cuales la tecnología siempre está al servicio de las personas. Gracias a estos procesos se puede prever la demanda, acortando así los tiempos de preparación, optimizando los costes de personal y limitando las pérdidas. Este innovador sistema también es capaz de identificar las tendencias en las entregas y adaptar el producto de forma reactiva para mantener su atractivo de cara al consumidor.

“Somos una startup y, gracias a nuestro ADN digital, tenemos la capacidad de detectar qué productos y/o marcas están funcionando mejor dentro de nuestro catálogo y adaptarnos rápidamente a la situación para ofrecer a nuestros consumidores aquello que buscan. Si no funciona, lo modificamos, desde la variedad de nuestra carta, la apariencia de un producto, el sabor, el precio o el packaging” añade Benoit.
Por otro lado, y en esa misma vertiente digital, Not So Dark se plantea en el medio plazo la creación de marcas virtuales en colaboración con celebridades, con el objetivo de mejorar su catálogo actual y que las marcas generen conexiones cada vez más significativas con sus consumidores.