La entrada en vigor de la Directiva Europea EU 2018/851 está a la vuelta de la esquina. El próximo 1 de enero de 2025, la recogida selectiva y gestión de residuos textiles será de obligado cumplimiento para los Estados Miembros.