En medio de la escasez de viviendas de alquiler en Barcelona, The Boost Society crea una nueva oportunidad para los estudiantes de la ciudad con su primera residencia Kley. El espacio cuenta con capacidad para alojar a 265 estudiantes.