La cocina centrada en el producto refleja un cambio hacia una alimentación más consciente y conectada con la procedencia de los alimentos.