Matteo Bertozzi, propietario del restaurante barcelonés My Fucking Restaurant, se embarca en una nueva aventura culinaria en la Ciudad Condal.