Un establecimiento hotelero de unas 300 plazas puede llegar a generar de media más de una tonelada de residuos textiles al año, en torno a 100 kilos al mes y 0,3 kilos por habitación.